martes, 19 de julio de 2011

Luna

Radiante
entre esferas de cristales rotos.

Silente,
como posa tu cuerpo en el otoño.

Fraguante,
y como hago para no pensarte
como no soñarte
si solo en sueños aprendí a sentirte,
a mirarte en lo oscuro
a saberte distante.

Si solo asi,
aprendi la diferencia entre vivir o morir
                                                              enamorada de ti
mi adorada luna,
mi fiel amante.